A los participativos

Francisco Gómez
Portavoz de la AVV Cádiz Centro

A todos esos que son tan participativos: ¿Dónde están cuando algún vecino necesita algunos muebles, algún acompañamiento para cualquier gestión, alguna palabra de aliento? ¿Dónde están en el día a día y de forma anónima y desinteresada? Ahhh, están reunidos en la Casa de Iberoamérica o en el Ecco multiplicando sus egos. Que  no pretendan darnos lecciones, que en el día a día sacamos sobresaliente. Gracias compañeras y compañeros, seguid siendo como sois.

Anuncios

El tonto antropológico

pepelargandosintrincaJosé Galindo

El peor director que ha tenido Diario de Cádiz, José Joaquín León, se permite hoy criticar al alcalde de Cádiz porque no estrenara el traje de Eutimio el día que recibió la medalla de hermano de la cofradía del Nazareno y se presentara con una camisa “que era de los tiempos prehistóricos de antes de Eutimio”.

Todo es criticable. Hasta que los tontos antropológicos con aires de grandeza cofradiera se puedan permitir especular sobre el grado de marxismo o capillismo que tengan o dejen de tener los ciudadanos al correr de los años.

El tonto antropológico no es que suene fatal, es que es un especímen del terciario, integrante de “la España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía” de Machado, amigo de pemanes y otras especies rutilantes de la dictadura aquella. Así que, como lo tiene más que merecido, que alguna academia instituya el Premio Tonto Antropológico de Cádiz y se lo den al señor León, que lucirá fervientemente acompañado de varas doradas, casullas preciosas y las cinco cruces de Jerusalén. En su salsa, vamos.

Retomar el 79

josemanuelhesle

EL primer atisbo de organización municipal hizo peligrar la Concejalía de Fiestas, que corría el riesgo de diluirse en la más amplia de Participación Ciudadana. Todo el sector como un resorte reaccionó al unísono y el alcalde mandó parar. El concejal de Participación se transformó en un pic pac en el de Fiestas actividad que “dada su importancia” se ha decidido vincular a la participación ciudadana, decía en un acto al que acudía al día siguiente y en el que además refería las palabras del propio alcalde “se trata de hacer un Carnaval para los gaditanos, por los gaditanos y desde los gaditanos”. La participación se concibe, al parecer, no solo vinculada a la fiesta, sino como un valor añadido de la misma. El otro sector, el de los colectivos ciudadanos, en especial las AAVV, no han dicho ésta boca es mía, al menos que yo sepa. Tal vez porque no repararon en el hecho o porque soñaban jubilosos con la inclusión de los primeros premios del Concurso en los festejos de sus respectivos barrios. Finalmente, las Fiestas en toda su esencia y contenido se fueron a la flamante Area de Derechos Sociales y de la Ciudadanía y la Participación, acompañada de Transparencia, terminó en Presidencia junto a los asuntos más ásperos de organización e intendencia municipal.

El organigrama que previere la Corporación Municipal del 79, tras la regeneración de la democracia, tampoco contemplaba la participación ciudadana como concejalía independiente y a las asociaciones de vecinos se las atendió desde la de Fiestas. Por entonces, Pepe Mena acertó dando a los colectivos ciudadanos y vecinales, dónde se integraban lo que hoy se da en llamar gente corriente, el lugar que les correspondía en la organización de unas actividades que hasta ese momento habían estado exclusivamente en manos de los estamentos sociales más privilegiados de la ciudad. Se popularizaron la cabalgata de los Reyes, los Carnavales, el Falla y las fiestas de los barrios. Sin embargo, la Participación Ciudadana como tal, esa que contribuyó a la instauración de las libertades y los derechos, permanecía como asignatura pendiente. Para enmendarlo en la siguiente legislatura se crea la delegación de Fiestas y Participación Ciudadana que, a pesar de la intención, no logró sino desvirtuar aún más el concepto. El proceder intervencionista del concejal de turno favoreció la confrontación y el debilitamiento de un movimiento vecinal que para algunos parecía haber cumplido su misión y por tanto dejaba de tener sentido. Con el acceso del PP al gobierno de San Juan de Dios se da a la Participación Ciudadana el espacio que le corresponde pero, al igual que durante el periodo de responsabilidad del PSOE, tampoco se logra la dinamización social que la misma conlleva. Sigue leyendo